Los impactos ambientales del cambio de uso del suelo

Por: Paula Iturralde y Vanessa Hogan


Cuando un bosque es talado y el suelo donde crecía es destinado a otras actividades, como la agricultura, la minería o el desarrollo urbano, este proceso se denomina cambio de uso del suelo. Este cambio es problemático por muchas razones.


En primer lugar, el cambio de uso del suelo incrementa las emisiones de gases de efecto invernadero. Esto se debe a que los bosques son el hogar de muchos árboles y plantas, que capturan CO2 de forma natural. Sin embargo, cuando son talados, el CO2 que anteriormente capturaban, así como otros GEI, son liberados a la atmósfera. Este aumento en la cantidad de GEI en la atmósfera es una de las principales causas del cambio climático.

Otra razón es que, cada vez que se tala un bosque, se pierde biodiversidad: el 70% de la pérdida de biodiversidad es por la deforestación. Esta pérdida es un problema por muchas razones. Una de las razones más importantes es que la vida depende de los ecosistemas en los que vivimos. Si los sobreexplotamos, esta se vuelve más difícil de sostener. Explicamos esta importancia en nuestro blog anterior; si deseas, léelo aquí.


Otra razón importante por la que el cambio de uso del suelo es una preocupación medioambiental, es la relación con el desperdicio de alimentos. En todo el mundo, este desperdicio produce aproximadamente 3,3 gigatoneladas de CO2 cada año. La mitad de la tierra habitable del planeta se usa para agricultura; y se produce comida que nunca se comerá en el 28% de esa tierra. Cuando los bosques son convertidos a campos agrícolas, muchos de los alimentos producidos en estos suelos se desperdician o se pierden. En resumen, talamos bosques para convertir esos suelos en campos agrícolas, para producir alimentos que, en un gran porcentaje, se desperdiciarán. Estos alimentos que nadie comerá causan el 8% de las emisiones de GEI a nivel mundial.


¿Qué podemos hacer para ayudar?


CONSERVACIÓN: Podemos detener la deforestación y el cambio de uso del suelo, y conservar los bosques tal como están. Esto ayudaría a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y a conservar la biodiversidad. Cada árbol de un bosque centenario puede consumir hasta una tonelada de CO2 al año. Por lo tanto, cuantos más árboles tenga el planeta, más carbono es capturado dentro de cada árbol. Al evitar la conversión de los bosques en campos agrícolas, podemos evitar que 76 gigatoneladas de dióxido de carbono se liberen a la atmósfera.


RESTAURACIÓN: Podemos reforestar las tierras agrícolas que actualmente están siendo usadas ineficientemente, entre otras razones, porque se usan para producir alimentos que nadie come nunca. Reducir a la mitad el desperdicio de alimentos disminuiría el suelo usado para la agricultura en setenta y ocho millones de hectáreas, es decir, ¡un área del tamaño de Brasil! Esta tierra se podría ser usar para la restauración de los bosques.


AGROECOLOGÍA: La tierra que inevitablemente tenemos que usar para la producción agrícola puede ser usada más eficientemente. Esto puede lograrse mediante una mejor planificación y el uso de técnicas agrícolas más sostenibles: podemos dejar de lado los monocultivos y aplicar métodos de agroecología y prácticas de permacultura. La agricultura orgánica es una de las actividades más importantes para contrarrestar los efectos del cambio climático. La forma en que actualmente hacemos uso del suelo significa que este organismo vivo está muriendo debido a nuestras prácticas de monocultivo y al uso de pesticidas químicos. 12 gigatoneladas de CO2 podrían reducirse al mejorar las prácticas agrícolas.


¡Sé parte de la solución!


En Humanos por la Abundancia, estamos abordando este problema utilizando estas tres soluciones, sobre las que puedes leer en mayor detalle en nuestro sitio web, en la sección de eco-servicios. La prevención de la deforestación, la reforestación de las tierras agrícolas que actualmente se usan ineficientemente, y el uso más eficiente de las tierras agrícolas, resultaría en menos desperdicio y pérdida de alimentos, en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, y en la prevención del cambio climático.


Fuentes:


Esta entrada de blog se basa en el artículo, El impacto ambiental del desperdicio de alimentos, escrito para Humanos por la Abundancia por Paula Iturralde, nuestra bióloga y autora. La siguiente es la lista completa de fuentes que utilizó para su artículo:

  • IPCC, 2014: Climate Change 2014: Synthesis Report. Contribution of Working Groups I, II and III to the Fifth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change [R.K. Pachauri and L.A. Meyer (eds.)]. IPCC, Geneva, Switzerland, 151 pp.

  • FAO 2017. Save food for a better climate. Converting the food loss and waste challenge into climate action.

  • FAO 2013. Food wastage footprint. Impacts on Natural Resources.

  • FAO 2011. Global food losses and food waste. Extend, causes and prevention.

  • Garcha N. 2017. Food Loss and Waste Solutions: Innovative Technologies and Best Practices. Provision Coalition.

  • Hannah Ritchie and Max Roser (2020) - Environmental impacts of food production. Published online at OurWorldInData.org. ['https://ourworldindata.org/environmental-impacts-of-food']

  • Pearson D., and Perera A., 2018. Reducing Food Waste: A Practitioner Guide Identifying Requirements for an Integrated Social Marketing Communication Campaign. Social Marketing Quarterly 24(1): 45-57.

  • Poore J., and Nemecek T., 2019. Reducing Food’s environmental impacts through producers and consumers. Science 360, 987-992.

  • Project Drawdown 2014-2020. Reduce Food Waste.

  • Schanes K., Dobering K., Gözet B. 2018. Food waste matters – A systematic review of household food waste practices and their policy implications. Journal of Cleaner Production 182: 978-991.

  • Spang E. S., Achmon Y., Donis-González I., Gosliner W., Jablonski-Sheffield M. P., Momin M. A., Moreno L. C., Pace S. A., Quested T. E., Winans K., Tomich R. 2019. Food Loss and Waste: Measurement, Drivers and Solutions. Annual Review of Environment and Resources 44: 13.1-13.40.

  • Vilariño M., Franco C., Quarrington C. 2017. Food Loss and Waste Reduction as an Integral Part of a Circular Economy. Frontiers in Environmental Science 5:21.

  • WBA 2018. Global Food Waste Management: An implementation guide for cities.

6 views
CONTACT
SEND US YOUR QUESTIONS
Contact us!
SOCIAL
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco